Contacta con nosotros
629 264 934/ 637314532

Enfermedad profesional y accidente de trabajo

Enfermedad profesional y accidente de trabajo

Un accidente de trabajo es una lesión corporal que sufre el trabajador como consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena. Aunque también recientemente, tras la aprobación de la ley 20/2007 los trabajadores autónomos también tendrán derecho a las prestaciones por contingencia profesionales.

Por lo que respecta a los autónomos económicamente dependientes es obligatoria la cotización y por tanto la prestación y para el resto de los autónomos esta cotización es voluntaria.

En el mismo caso nos encontramos a las empleadas del hogar después de la aprobación del RD 1596/2011.

Ejemplos de accidentes de trabajo

En nuestro blog encontrará numerosas entradas referentes a accidentes de trabajo y enfermedad profesional, como también en esta misma web, en las mutuas, o si lo desea puede remitirnos solicitud de información por email, o concertar una cita con nosotros.

A modo de ejemplo podemos decir que se consideran accidentes de trabajo aquellos accidentes producidos con ocasión del trabajo desarrollado aunque dicho trabajo suponga realizar funciones distintas a las habituales.

Asimismo lo serán aquellos accidentes sufridos por actividades o acciones realizadas de forma espontánea por el trabajador, es decir, sin una indicación concreta y directa del empresario, pero siempre que se considere que dichas funciones se hacían en interés del buen funcionamiento de la empresa, e incluso aunque éstas sean distintas a las de su contrato o categoría profesional.
Por supuesto lo serán las lesiones sufridas durante el tiempo y en el lugar de trabajo, salvo prueba en contrario, pero también los accidentes que pueda sufrir el trabajador al ir al trabajo o al volver de éste. En éste caso la LGSS artículo 115 no establece una limitación horaria, pero sí que habrá que atender a hechos importantes como que haya una conexión entre el trabajo y el lugar de tránsito, que no se produzcan interrupciones considerables entre el trabajo y el accidente, y que siga el itinerario habitual.

Los accidentes sufridos por el trabajador en el trayecto que tenga que realizar para el cumplimiento de la misión, así como el acaecido en el desempeño de la misma dentro de su jornada laboral se denominan accidentes en misión, y también se consideran accidentes de trabajo.

Accidentes que no se consideran Accidente de Trabajo

No se considera accidentes de trabajo, por ejemplo aquellos debidos a imprudencia temeraria del trabajador. Así, el artículo 115.4 b de la Ley General de la Seguridad Social establece que se considera Imprudencia temeraria cuando el accidentado ha actuado de manera contraria a las normas, instrucciones u órdenes dadas por el empresario de forma reiterada y notoria en materia de Seguridad e Higiene. Si coinciden riesgo manifiesto, innecesario y grave, la jurisprudencia viene entendiendo que existe imprudencia temeraria, si no será una imprudencia profesional.

Tampoco se consideran accidentes de trabajo cuando se considera que existe fuerza mayor, sea ésta de tal naturaleza que no guarde relación alguna con el trabajo que se realiza en el momento de sobrevenir el accidente.

Por último, no serían de trabajo los accidentes que son consecuencia de la actuación de otra persona.

Ante una situación dudoso, o ante la baja como enfermedad común o accidente no profesional, cuando usted considera que puede ser accidente de trabajo, póngase en contacto con nosotros. le aconsejaríamos inmediatamente impugnarlo, los plazos son muy cortos, y la consecuencias para el trabajador accidentado son realmente muy distintas, siendo muchísimo más ventajoso el reconocimiento como laboral del accidente.

 

 

Comparte...Share on FacebookTweet about this on Twitter