Contacta con nosotros
629 264 934/ 637314532

Falsos autónomos

Falsos autónomos y Trade. (TRADE es el trabajador autónomo económicamente dependiente). El falso autónomo es aquél que trabaja para una empresa con todas las connotaciones de una relación laboral, sin embargo está de alta como autónomo.

En ocasiones el trabajador no lo ve mal de inicio, suele percibir una remuneración neta mayor, pero sobre todo, ha de aceptar ese contrato o nada. Sin embargo a largo plazo esta situación contractual es un verdadero cúmulo de perjuicios para el empleado. Nuestro consejo al respecto es contundente: No renuncie a su correcta cotización, al desempleo o al despido: No renuncie a sus derechos, a largo plazo le pasarán factura.

Las fronteras entre laboral y autónomo son difíciles, por eso le animamos a que se informe con tranquilidad y con un buen profesional. Nuestra primera visita para atender a un cliente es siempre gratuita.

¿Qué pierde un trabajador por ser autónomo?

Por resumir, pierde la protección que tienen los trabajadores de este país, y que en la práctica consiste en la pérdida o renuncia de todos estos derechos:

  • En caso de enfermedad e Incapacidad Temporal, tendrá una prestación muy inferior, y en unas condiciones mucho más desventajosas (número de días, y porcentajes) que un trabajador laboral ordinario.
  • Normalmente no tendrá un salario fijo o un salario mínimo.
  • Carecerá de vacaciones retribuidas, así como de otros permisos retribuidos como lactancia, reducción de jornada, días por hospitalización o fallecimiento de parientes, o cambio de domicilio, ni siquiera días por matrimonio.
  • Asumirá una pérdida total de derechos en caso de movilidad funcional, o de traslado a otros centros de trabajo, o cambios de área o zona de trabajo, y ello aunque implique la necesidad de cambiar de residencia.
  • No tendrá derecho a indemnizaciones, finiquito y preaviso. (Salvo alguna excepción legal, y en todo caso mucho más restrictiva que para un trabajador ordinario)
  • Seguramente cotizará menos, es decir, por una cuantía mucho menor, lo que perjudicará tanto sus bajas de IT, como hemos indicado, pero también, sus posibles incapacidades y pensiones, especialmente la de jubilación.
  • No tendrá derecho a paro. Ejemplo, si le despiden con 60 años, ni siquiera tendrá el pequeño colchón que supone la indemnización y el cobro del paro, no tendrá ninguna protección al respecto.
  • Tendrá nuevas obligaciones con hacienda, entre ellas el IVA y otras obligaciones contables, lo que además del problema y el coste de asesoría, le puede suponer posibles sanciones de la Agencia Tributaria.

Como verá, realmente no le compensa ser un falso autónomo.

Por todo ello, nuestro consejo es claro: No renuncie a su correcta cotización, al desempleo o al despido: No renuncie a sus derechos, a largo plazo le pasarán factura.

 

Comparte...Share on FacebookTweet about this on Twitter