Contacta con nosotros
629 264 934/ 637314532

Despido improcedente

Un despido se considera improcedente cuando una sentencia judicial lo encuentra no ajustado a derecho. Y puede venir motivado por un despido cuya causa no sea cierta o no pueda acreditarse por parte de la empresa, o cuando las causas de una extinción por causas objetivas no son tales, no se han cumplido los requisitos formales, o no han podido acreditarse correctamente, entre otros supuestos.

En éstos casos la empresa puede optar por indemnizar al trabajador con 33 días de salario (45 días los períodos anteriores a 2012) por año trabajado.

Lo más importante es ponerse en contacto con una Abogado laboralista cuanto antes, ya que el plazo para impugnarlo es sólo de veinte días hábiles.

En primer lugar deberá presentar una papeleta de conciliación en el smac. En caso de que no haya conciliación deberá acudir al juzgado, incluso ante la inspección del ministerio de Trabajo.

Es importante tener en cuenta que en algunos casos estos mismos despidos pueden considerarse nulos. En este caso la penalización no es la indemnización, sino la reincorporación a la empresa en las misma condiciones anteriores al despido. Le aconsejamos revisar nuestra entrada para el despido nulo.

Igualmente a la acción de despido se pueden acumular en ocasiones reclamaciones por indemnizaciones por daños y perjuicios, o por impago de salarios entre otros.

Es muy frecuente que los Abogados laboralistas en Valencia le ofrezcan el cobro mediante un porcentaje de lo que va a reclamar, lo que se llama una cuota litis. Dependerá de la cuantía que se reclame, pero suele cobrarse en torno a un diez por cien aproximadamente. En todo caso esas cuestiones concretas debe tratarlas con su abogado previamente, y dejarlas por escrito.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on Twitter